logo

Bio

 

 

 

Aki Demi

Creo que fue el hecho de haber nacido en una nación tan tradicional  como lo es Japón, lo que despertó mi curiosidad por conocer el mundo, y lo único que te ayuda a satisfacer esa sensación  es viajar. Una aventura de años que me llevó  a conocer lugares y culturas, incluso  místicas como India, fue ahí donde  aprendí lo que verdaderamente significa “SER FELIZ”. Y después de recorrer rincones alejados, conocer y capturar la personalidad de cada destino a través de sus paisajes y su gente, fue el destino quién me trajo a Cancún, hace ya ocho años.

Mi curiosidad por conocer cosas nuevas superó por mucho los miedos, lo que me permitió experimentar a lo largo de la vida; fue así que “brincando de una cosa a otra”  descubrí lo que realmente me apasiona: la fotografía.

Mi historia en esta profesión comenzó hace ya un tiempo atrás, desde niña me sentí muy identificada con el arte, me gustaba pintar, nunca tome clases, pero aun así recibí premios por mis obras. Fue  a los quince años cuando verdaderamente me enamoré de la fotografía, todo fue con un libro… Un libro que mostraba fotos de paisajes, algunos misteriosos, otros llenos de luz y cada uno con un toque especial, su propia personalidad. En ese instante comprendí todo lo que una fotografía puede decir sin palabras.

Cuando inicié mis estudios de fotografía me sucedió algo muy especial, yo hacía otras cosas como escribir y dibujar, pero en el momento en que tomé la cámara en mis manos tuve la sensación de ya no poder parar, la fotografía se convirtió en mi centro, descubrí que a pesar de la inmensidad del mundo todo lo podía capturar con mi cámara y desde entonces ese es mi propósito.

Mis primeros trabajos los realicé en Tokio, fotografié personalidades de cine, eventos e inclusive monté una exposición en el 2004 de paisajes que logré capturar en Hawái, paradisiaco rincón del mundo que me regalo cientos de encuadres perfectos. Con el paso del tiempo llegué a la fotografía de bodas, cada una con su propio estilo y cada una con exigencias particulares, confieso que eso las convierte en un excelente ejercicio, todo un reto con el que aprendí muchas técnicas, de tal forma que se puede contar una historia solo con imágenes.

Aprendí  a tomar fotos cuando la fotografía aún no era digital y retocar en computadora no era opción, gracias a esto aprendí a reconocer no solo visualmente, sino con mi mente, los detalles en cada instante y así compartir con los demás mi forma de ver el mundo, obteniendo fotos que reflejen el alma de cada lugar, que con la iluminación adecuada se puede atravesar lo tangible, puedes ver los sentimientos, emociones y descubrir a una persona con el retrato adecuado.

Me apasiona contar historias con imágenes y mi reto es mejorar mi técnica cada día, contar historias y al mismo tiempo seguir creando la mía siendo feliz…

Cuando inicié mis estudios de fotografía me sucedió algo muy especial, yo hacía otras cosas como escribir y dibujar, pero en el momento en que tomé la cámara en mis manos tuve la sensación de ya no poder parar, la fotografía se convirtió en mi centro, descubrí que a pesar de la inmensidad del mundo todo lo podía capturar con mi cámara y desde entonces ese es mi propósito.

Mis primeros trabajos los realicé en Tokio, fotografié personalidades de cine, eventos e inclusive monté una exposición en el 2004 de paisajes que logré capturar en Hawái, paradisiaco rincón del mundo que me regalo cientos de encuadres perfectos. Con el paso del tiempo llegué a la fotografía de bodas, cada una con su propio estilo y cada una con exigencias particulares, confieso que eso las convierte en un excelente ejercicio, todo un reto con el que aprendí muchas técnicas, de tal forma que se puede contar una historia solo con imágenes.

Aprendí  a tomar fotos cuando la fotografía aún no era digital y retocar en computadora no era opción, gracias a esto aprendí a reconocer no solo visualmente, sino con mi mente, los detalles en cada instante y así compartir con los demás mi forma de ver el mundo, obteniendo fotos que reflejen el alma de cada lugar, que con la iluminación adecuada se puede atravesar lo tangible, puedes ver los sentimientos, emociones y descubrir a una persona con el retrato adecuado.

Me apasiona contar historias con imágenes y mi reto es mejorar mi técnica cada día, contar historias y al mismo tiempo seguir creando la mía siendo feliz…

Equipos

EOS 5D MARK3 Speedlite600EX, EF14mmF2.8L,EF16-35mm F2.8L, EF24-70mm F2.8L, EF28-300mm F3.5L , EF50mm F2.5 Marco, EF24-105mm F3.5L, EF85mm F1.8 etc..